Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Clásicos de actualidad
Clásicos de actualidad

Imperialismo y fascismo

Extraído del libro de Nicos Poulantzas Fascismo y dictadura, este texto es el primer apartado del primer capítulo “La cuestión del período de los fascismos”. Se señala un fragmento:

[...] De hecho, cuando Lenin analiza Rusia, designándola como el eslabón más débil de la cadena, no se refiere a elementos exclusivamente económicos. Descubre en Rusia, en tanto que eslabón más débil, una acumulación de contradicciones en que intervienen lo económico, lo político y la ideología. Y es que el desarrollo desigual de la cadena imperialista repercutía, en el seno mismo de la formación social rusa, en un desarrollo desigual de lo económico (las diversas formas de producción coexistentes en Rusia), de lo político (el Estado zarista) y de la ideología (la crisis ideológica). Si esta acumulación era la que hacía de Rusia el eslabón más débil, se debe a que la cadena misma no tenía de ninguna manera por único elemento de cohesión los lazos económicos.

icon Para leer el texto completo

 

Circular del Comité Central a la Liga Comunista

Escrita en marzo de 1850, en ella Marx hace balance de la actuación de la Liga Comunista durante la revolución de 1848 y analiza, además, cuáles deben ser en adelante las relaciones entre el partido de la clase obrera y el partido de la pequeña burguesía. He aquí un fragmento:

[...] Todos los partidos, después de la derrota que han sufrido, se llaman republicanos o rojos, exactamente igual que en Francia la pequeña burguesía republicana se llama a sí misma socialista. Donde, no obstante, tiene la oportunidad de lograr sus fines por métodos constitucionales, usan su vieja fraseología y muestran por los actos que no han cambiado en absoluto. Es, naturalmente, evidente que el cambio de nombre de tal partido no altera su actitud hacia la clase trabajadora; esto prueba únicamente que en su lucha contra las fuerzas unidas del absolutismo y de los capitalistas fuertes ellos necesitan la ayuda del proletariado.

icon Para leer el texto completo

 

El comunismo y la educación

Capítulo X del libro ABC del Comunismo, publicado en 1919. He aquí el fragmento inicial de dicho capítulo:

En la sociedad burguesa la escuela ha de cumplir tres tareas fundamentales. La primera; inculcar en la futura generación de trabajadores la devoción y el respeto hacia el régimen capitalista. En segundo lugar, hacer de los jóvenes de las clases dirigentes inspectores “ilustrados” de la población trabajadora. En tercer lugar, ayudar a la producción capitalista con la aplicación de las ciencias a la técnica, incrementando de esta forma los beneficios capitalistas.

icon Para leer el texto completo

 

El Estado capitalista y las clases dominantes

Publicado por Maspero en 1968 con el título Pouvoir politique et classes sociales. De l'Etat capitaliste, fue traducido deficientemente como Poder político y clases sociales en el estado capitalista. Para un resumen del libro, capítulo a capítulo, es muy recomendable, manteniendo la debida precaución filosófica, la consulta del Index del Opus Dei. Se presenta el cuarto capítulo de la tercera parte. Destacamos:
 
[...] En primer lugar, debe recordarse aún que la línea de demarcación política de dominio-subordinación, no puede trazarse, como querría una concepción instrumentalista e historicista del Estado, según la perspectiva de una lucha “dualista” de clases —dominantes-dominada—, es decir, partiendo de una relación entre el Estado y una clase dominante. Sabido es que una formación social está constituida por un encabalgamiento de varios modos de producción, que implica, pues, la coexistencia, en el campo de la lucha de clases, de varias clases y fracciones de clase, y por lo tanto, eventualmente, de varias clases y fracciones dominantes.
 
 

Tercera Iniciativa

Althusser aborda en Seis iniciativas comunistas el análisis de las decisiones adoptadas en el XXII Congreso del PCF, marcadas por la crisis simultánea del imperialismo y del movimiento comunista internacional. Después de caracterizar cómo se justifican teóricamente las dos primeras iniciativas, relativas al carácter democrático del socialismo que se defiende y al camino pacífico hacia él, en la tercera trata el "abandono de la dictadura del proletariado", contra la lógica del partido, como un problema científico:
 
[...] En esta perspectiva, el “abandono” de la dictadura del proletariado ha jugado su papel de acto simbólico, al permitir presentar de forma espectacular la ruptura con un determinado pasado, hundido en la vaguedad por las palabras, al mismo tiempo que abría la vía a un socialismo diferente (del que reina en la URSS).
Todo ello se ha desarrollado evidentemente “a espaldas” del concepto, es decir, del sentido teórico de la dictadura del proletariado. Puesto que el “abandono” de un concepto teórico (que –¿será acaso preciso recordarlo?- no es pensable por sí solo, sino que forma cuerpo con un conjunto de conceptos) no puede ser objeto de una decisión política. Todo materialista sabe, ya desde Galileo, que la suerte de un concepto científico, que refleja objetivamente un problema real de múltiples implicaciones, no puede ser objeto de una decisión política. Se puede “abandonar” la dictadura del proletariado, pero tarde o temprano se la reencontrará a partir del momento en que se hable del Estado y del socialismo.
 
 

La crisis del sistema monetario internacional

Presentamos los dos últimos apartados del artículo La crisis del sistema monetario internacional, publicado en International Socialist Review, Nueva York, marzo-abril de 1969. He aquí un fragmento:

[...] 4. La unificación de las monedas del Mercado Común, y su empleo como moneda de reserva. La creación de un “eurofranco” está en estudio desde hace mucho tiempo. Para que se convierta en realidad no es suficiente una unificación de las reservas de cambio a escala europea; todavía sería necesaria la creación de un poder estatal europeo.

icon Para leer el texto completo

 


Página 3 de 4