Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Lecciones de la vida
Las lecciones de la vida
En esta sección Antonio Doctor nos irá relatando sus vivencias, experiencias y las lecciones que la vida le ha ido dando.

13.- La comedia de las equivocaciones

Como muestra reproduzco aquí un trecho de una carta que envié a los amigos de Alemania en abril de 1984 con algún detalle de cómo enfocó al principio la OPEL sus relaciones con el Comité de Empresa, detalle que tenía olvidado.

Para las negociaciones del Convenio de 1983 (primer año de producción y primer Convenio) la Empresa propuso que se celebrasen en un Motel de lujo, distante más de 50 Km de la fábrica y con comilona incluida, naturalmente pagada por la Empresa. El Comité se negó, la Empresa propuso otro restaurante de lujo más cercano, el Comité se siguió negando y al fin las negociaciones se celebraron en las dependencias de la fábrica. Cuento esta anécdota porque es reveladora de la actitud que la Empresa mantiene con relación al Comité, actitud, que, con otras formas, perdura hasta hoy.

icon para leer más

 

12.- Cambiando el chip

Hasta ahora yo había estado más atento a escuchar y aprender que a hacerme oír. Pero llega un momento en la vida en el que se siente la necesidad de empezar a someter al juicio de los demás las conclusiones a que has llegado a partir de las propias experiencias y las lecturas que te han acompañado, que en cierto modo también son experiencias, aunque sean ajenas. Atiborrar la caja craneana de conocimientos para llevarlos a la tumba sin más, me parece algo así como un trabajo inacabado, un esfuerzo inútil.

icon para leer más

 

11.- Nuevas desventuras

En diciembre del 76, en las vacaciones navideñas, no fui a Mallorca, como tenía por costumbre, sino a París, a visitar al hermano de mi madre, que ya cité en el primer capítulo, y de paso a la sede que tenía el POUM en París. A mi tío, que como ya relaté, había salido diputado en las elecciones que ganó el Frente Popular, estuvo varios años preso y finalmente consiguió marcharse a Francia, no lo conocía políticamente porque yo tenía 8 años cuando le conocí y de manera fugaz, porque enseguida se marchó.

Estaría ya rondando los 70 años, vivía en un barrio alejado de París, en una casa que construyó con ayuda de su hermano, al que también cité porque tenía en su haber una caminata desde Córdoba hasta la frontera francesa a pie, antes de terminar la guerra.

icon para leer más

 

10.- La transición vista desde Alemania y otros relatos

El periodo de tiempo en el que estuve en el paro (junio del 75 hasta febrero del 76) fue muy fructífero en muchos sentidos. En el terreno estrictamente personal, porque inicié una relación seria con una mujer que militaba en Arbeiterpolitik, lo que da una mayor estabilidad síquica y, por decirlo así, aumenta el deseo de vivir. Duró casi 4 años, hasta mi vuelta a España.

Además de los estudios sobre la historia de España que cité en el capítulo anterior, la agonía del régimen franquista dio lugar a una expansión de los grupos políticos de oposición por Europa divulgando sus propuestas. Con más tiempo libre pude acercarme más a los actores.

icon para leer más

 

9.- Alemania

Estamos en mayo de 1973, cuando empiezo a trabajar en la empresa Leonard Herbert, que, como expliqué en la entrega anterior, se dedicaba a la construcción de máquinas para hacer neumáticos y prensas con calefacción para recauchutarlos. La máquina inicial, muy grande, construye el entramado de alambre de acero, que cubre después con lona y goma virgen, sin recauchutar. Lo más costoso, que añade más valor es el perfil de la rodadura, que tiene mucho trabajo manual, para hacer el dibujo, que sale de la fundición de aluminio en bruto.

 icon para leer más

 


Página 2 de 4