Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 5 Ecología de la comunicación

Ecología de la comunicación

Como vínculo entre un ser humano y otro, o entre persona y máquina, la comunicación tiene una dimensión ecológica y ética. La creciente disbiosis comunicativa entre comunicación personal y técnica tiene consecuencias para unos seres dialógicos como los humanos. La soledad y la pérdida de relación son los efectos más evidentes. Como afirma, entre otros, D. Klenk, se desequilibra la homeóstasis espiritual interna. El resultado es la “pérdida de presencia", la creciente colonización del biotiempo por los monólogos permanentes de la técnica, que deja a los seres humanos sin la presencia del otro.

La ecología de la comunicación es una rama científica relativamente nueva. En el ámbito español, el autor de este trabajo utilizó ya este concepto en relación con los medios de comunicación en 1989 y cuatro años más aplicado a la comunicación en general.

En el mundo anglófono están los libros de Barrington Nevitt, el discípulo de M. McLuhan, The Ecology of Communication, el de David L. Altheide An Ecology of Communication. Cultural Formats of Control, y el volumen colectivo del International Institute of Communications Cultural Ecology, The changing dynamics of communications.El primero pone el acento en los aspectos técnicos. El segundo se ocupa del poder y del control social. Entiende la ecología de la comunicación como estructura, organización y accesibilidad de diversos foros, medios y canales de información. Se ocupa de la relación entre tecnología de la información y formatos de comunicación y actividades. Es bastante confuso y apenas tiene que ver con la ecología, a pesar del título. El tercero es un trabajo colectivo del Instituto Internacional de la Comunicación que analiza las repercusiones socioculturales de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación en diversas partes del mundo.
Aquí se sigue la línea emprendida por la profesora B. Mettler von Meibom y sus discípulos y colaboradores, agrupados en torno al Instituto de Ecología de la Información y la Comunicación, fundado en 1989, en Duisburg, Alemania. El autor de este trabajo se siente más identificado con las preocupaciones científicas de este grupo. Su formación académica en Alemania se inscribe también en la tradición reflexiva de Europa.
Sea como fuere, lo cierto es que, además de la revista, aún minoritaria, editada por este Instituto, el grupo de investigadores que giran en torno al mismo está produciendo toda una serie de trabajos y monografías que contribuyen a entender mejor el panorama actual de la comunicación y sus tendencias para el futuro.

Para Thomas Muntschick, "ecología de la comunicación" es un término técnico para una nueva crítica de la economía política de la comunicación. Según este investigador, la tecnificación y comercialización de la comunicación han llevado a la industrialización, con el objetivo de convertir al individuo en receptor ideal.

Los medios aparecen como instrumento sistemático para la disolución de la comunicación personal. La colonización tecnológica y cultural del Tercer Mundo se corresponde con la colonización de la vida cotidiana en el Primero, acelerada mediante el cambio en la estructura perceptiva, provocado por las estructuras productivas de las sociedades altamente desarrolladas.
La ciencia de la comunicación no sólo se remite aquí a las relaciones y estructuras, a las situaciones cara a cara, así como a sus medios técnicos, sino que también considera la diferencia entre los objetos como objetos materiales y como símbolos, integrando así la relación espacio-comunicación. Como ciencia histórica concreta, incluye el estudio crítico de los medios. Igual que la ecología se remite a lugares en los que la historia de la naturaleza se relaciona con los seres humanos, el estudio concreto, histórico y tecnológico de los medios se remite a lugares en donde la historia de los medios técnicos de entendimiento y la historia directa del intercambio humano pueden investigarse en conexión con la historia de la naturaleza.