Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 5 Algunas reflexiones sobre el artículo de Diego Guerrero

Algunas reflexiones sobre el artículo de Diego Guerrero

Me]han impresionado poderosamente las conclusiones a que llega Diego Guerrero en su trabajo "Reflexiones sobre la teoría del valor…" publicada en el número 4 de Laberinto. Me han impresionado pero no me han sorprendido, no me han chocado. Leí "El Capital" hace más de 30 años íntegramente, sin mentores ni preconceptos y tomando notas. Ni poseía entonces ni poseo ahora el bagaje matemático para seguir a Diego. Diríamos que toco de oído y que la línea melódica me resulta más que familiar, a pesar de los arreglos. Sé que la catástrofe se avecina y sé que puede explicarse por esos terrenos por los que entra Daniel. Me faltaba ese desarrollo lógico. Algunas reservas tengo, pero no sé si son por el contenido o por la forma, esto es, por el lenguaje que se usa, dado que   desconozco todos esos trabajos que Daniel cita en el primer capítulo "Algunas novedades sobre la economía crítica en España" y no sé cuál es el alcance de ese concepto "economía crítica" (¿crítica a la economía clásica?, ¿crítica también a la crítica marxista?), ni se de qué ortodoxia habla. Cuando conozca esos textos que cita (es mi propósito buscarlos) puede ser que ya no me encuentre tan "en casa" como con el artículo de Daniel. Pero, como ya apunté, la línea melódica me es familiar, y quiero creer que lo que me suena chirriante son los arreglos. Por eso, y porque mi aportación no "entra" en el texto de Daniel, sino que se elabora con las herramientas que me son propias, puede ser hasta que no estemos en sintonía. De momento, mantengo "las espadas en alto", por así decir, hasta un examen más detenido. Pero vaya por delante que no consigue interesarme mucho, sobre todo, de cara a mi acción en el entorno obrero en el que me muevo, la controvertida cuestión de la formación de los precios a partir del valor de las mercancías. Me da la sensación de que se trata, para los críticos al capitalismo, que respetan y valoran el camino emprendido por los economistas clásicos, con Marx como máxima expresión, de defender la teoría del valor, permanentemente atacada por la legión de pragmáticos, movidos por el viento, como las veletas, que surgen como hongos con los vaivenes históricos del capitalismo, y a quienes yo no me molestaría en intentar convencer, ni siquiera combatir. Partiendo de que la teoría del valor nace de una crítica a la economía política, y no de la búsqueda de soluciones (siempre transitorias y reversibles, como el keynesianismo) a los problemas que van surgiendo, veo una frontera claramente delimitada entre los investigadores serios que van hasta sus últimas consecuencias, y los que en algún punto del camino abandonan la rigurosidad y dejan paso a una más cómoda y rentable subjetividad, que les lleva a aterrizar, unos en la apología del capitalismo, otros en una condena moral acompañada de recetas para domesticarlo.

Siempre he defendido el carácter científico de los trabajos de Marx referidos, tal como Guerrero, a su crítica de la economía política. Asumo totalmente  las cuatro primeras tesis. Creo que Marx ha sido para el desarrollo posterior del capitalismo hasta llegar a la actual “globalización”, con todo lo que determina tanto en la micro como en la macroeconomía, lo mismo que Einstein a la moderna navegación espacial. La única diferencia es en el trato subjetivo: En la segunda, el descubridor es el mentor, el apoyo, el guía. En la primera, se actúa renegando del descubridor. Pero en ambos campos por igual, las leyes enunciadas han sido y son ratificadas por los hechos.