Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home

El auge de la ecología-mundo capitalista (I): Las fronteras mercantiles en el auge y decadencia de la apropiación máxima

El surgimiento del capitalismo en el «largo» siglo XVI (c. 1450-1640) marcó un punto de inflexión en la historia de la relación de la humanidad con el resto de la Naturaleza. A pesar de toda la atención prodigada en los años recientes al concepto de Antropoceno (Crutzen y Stoermer, 2000; Steffen, et al., 2007), las relaciones que produjeron la era de la humanidad como agente geológico, jamás se han perdidode vista. Pregunta a cualquier historiador y te contará que el acto de periodización de la historia conforman de manera decisiva la interpretación de los eventos. Si iniciáramos el reloj en 1784 con la invención de la máquina de vapor de James Watt, tendríamos un punto de vista muy diferente de la historia –y a su vez de las decisivas relaciones que forman los patrones modernos de la evolución, desarrollo cíclico y crisis global– del que tenemos si comenzamos con la revolución agrícola inglesa y holandesa, con la conquista de las Américas y el descubrimiento de la misma por parte de Colón o con los primeros signos de una transición epocal en la transformación del paisaje. ¿Estamos realmente viviendo en el Antropoceno -con su retorno a un punto de vista curiosamente eurocéntrico de la humanidad y su confianza en nociones y recursos bien establecidos y consolidados además de su determinismo tecnológico o estamos viviendo en el Capitaloceno, una era histórica formada por unas relaciones que privilegian la acumulación interminable de capital? Según como uno responda a la pregunta, así se formulará la respuesta a la crisis del siglo XXI.