Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 37 La democracia, ¿una idea emancipadora o defensa del orden establecido?

La democracia, ¿una idea emancipadora o defensa del orden establecido?

En mayo de 2011, estuve en una charla de Toni Negri titulada «Nuevo modelo de democracia y poder constituyente». A lo largo del seminario, el filósofo italiano urdió una aguda crítica al Estado de derecho liberal y anunciaba la descomposición de su «Santa Trinidad» (el poder ejecutivo, legislativo y judicial) en el contexto del capitalismo globalizado. Negri proponía recuperar la democracia, a través del concepto de poder constituyente de la multitud oprimida. Al final de la charla, alguien le preguntó: «¿Y cómo recuperar el concepto de democracia como práctica emancipadora, cuando esta noción aparece ya inextricablemente unida al capitalismo, cuando ya
forma parte de su ADN?¿Puede ser la lucha por la democracia un proceso emancipador para las clases populares?». Unos días antes de aquel seminario, el movimiento 15M había irrumpido con enormes manifestaciones, con acampadas en las principales plazas y con una fuerte presión por parte de los cuerpos represivos. La campaña electoral, la «fiesta de la democracia» como la llaman algunos, había sido aguada, quedando en un segundo plano frente a las manifestaciones. Los lemas rezaban: «¡Lo llaman democracia y no lo es! No somos mercancías en manos de políticos y banqueros.» Era el sueño de Toni Negri: una multitud aparentemente amorfa y heterogénea se apropiaba de las calles del centro, reivindicando una democracia real ya. Para otros se trataba de una paradoja: reivindicaciones pro-democráticas en un país del occidente democrático.