Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 33 A modo de presentación

A modo de presentación

Laberinto, desde sus inicios, ha tenido como objetivo prioritario y fundamental el promover el debate sirviendo como instrumento para vehicular al mismo, encontrando siempre entre sus páginas espacio para esos debates. Pero además, y puesto que el debate cobra sentido cuando sirve para iniciar la acción, Laberinto también ha buscado promover la organización de las personas porque somos conscientes de que cualquier transformación, a través de la acción, exige de la organización.
Bajo esta idea se puso en marcha la iniciativa de constituir los Círculos de Laberinto, como una manera de crear organización y como una forma de cohesionar a los grupos que quieren actuar juntos sobre la base del debate, aunque no exclusivamente, de los materiales aparecidos en la revista.
Y decimos que no de forma exclusiva porque también pretendíamos impulsar la organización para que esos grupos pudieran contribuir también de forma activa, a la espera de lo que viniera de la revista, a la construcción del proyecto de Laberinto, contribuir a la propia configuración de la revista, de sus contenidos y de los diálogos que alrededor de ella pudieran establecerse. El presente número es un ejemplo de esta idea.
El que hoy presentamos a los lectores es un número monográfico sobre la Educación. Pero es diferente a otros monográficos, como pudo ser el número 16, que abordó la Revolución Bolivariana, o el número 17, que abordó el Referéndum sobre la Constitución Europea. En ambos casos el motor de estos números fue el Consejo de Redacción.
En este número, el motor impulsor fundamental ha sido un Círculo de Laberinto, el Círculo de Educación de Granada. Desde el texto del Editorial hasta el último artículo ha sido elaborado o impulsado por ellos mismos, con sus aciertos y con sus errores pero con algo que lo hace especialmente valioso: es un número que surge de las necesidades a las que se tienen que enfrentar, en este país, miles de educadores, comprender lo que está pasando en sus aulas y darle un sentido transformador a su práctica cotidiana, con los alumnos y con los compañeros. Una práctica que sea incompatible con la aceptación de una lógica del sistema que desde nuestros primeros años nos prepara para competir, para enfrentarnos en una sociedad convertida en un escenario de una lucha atravesada por las contradicciones en el interior de las relaciones sociales, relaciones sociales de explotación.