Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Miscelánea Miscelánea Los movimientos de las potencias imperialistas en la UE no cesan

Los movimientos de las potencias imperialistas en la UE no cesan

Imprimir
Los movimientos de las potencias imperialistas en la UE no cesan. En los últimos días, el gobierno alemán, con apoyo francés, propone eliminar el derecho a voto de los estados que incumplan reiteradamente las decisiones en materia presupuestaria en el Consejo Europeo (http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=233084&Itemid=1, y http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=233347&Itemid=1).

 

Ayer, los gobiernos francés y británico firman acuerdos militares bilaterales, justificado como recorte de presupuestos entre naciones casi hermanas (http://www.laopiniondemalaga.es/internacional/2010/11/02/cameron-sarkozy-cierran-historico-acuerdo-militar/378209.html). Así presentados, estos hechos nos hacen mirar el primero, a la política, cuando debiéramos mirar a la economía; el segundo, a la economía, cuando debiéramos mirar a la política.

 

Los problemas económicos de una Alemania básicamente exportadora en una crisis de sobreproducción son de la misma naturaleza que los que ya sufriera

a partir del 29'. Hoy, la estabilidad presupuestaria de la zona euro es un requisito fundamental para mantener la capacidad compradora de sus mercancías. ¿Cómo llamaríamos a la suspensión de voto propuesta en el Consejo Europeo? ¿"Imperialismo temporal y flexible"? ¿”Imperialismo precario”?

 

Por otra parte, los gobiernos francés y británico justifican su acuerdo de diversas maneras: reducción del gasto, solventar la incapacidad británica actual para afrontar conflictos como el de las Malvinas... No puede más que mover a risa. Los portaaviones turnantes (a pachas, uno francés y otro británico) no tendrían capacidad para defender las diversas islas que todavía poseen a todo lo ancho del globo. Para tranquilidad de los conservadores y los militares británicos, guardianes de los restos del imperio, los portaaviones pueden turnarse porque lo importante va a ser el Mar del Norte. Gran Bretaña sería uno de los países que quedaría sin voto de resultar la propuesta alemana. No sólo afectará a los PIGS –se refieren a nosotros, sí. El clima político es prebélico.

El Tratado de Lisboa, firmado por los representantes de todos los estados miembros de la Unión Europea (UE) en Lisboa el 13 de diciembre de 2007 es el que sustituye a la Constitución para Europa tras el fracasado tratado constitucional de 2004. Con este tratado, la UE tiene personalidad jurídica propia para firmar acuerdos internacionales a nivel comunitario.” (extraído de Wikipedia. El artículo “Tratado de Lisboa” es muy completo).


Como comentan las noticias enlazadas, ha habido una importante modificación del Tratado de Lisboa. Ésta ha consistido en la creación de un fondo permanente de rescate ante eventuales crisis. Hay tres notas que comentar.


La primera es que la creación del fondo permanente de rescate se consagra a nivel constitutivo, es decir, al más alto rango normativo, modificando una norma cuyos avatares es imposible resumir. Para un recuerdo de la línea de las luchas obreras en Europa, en España el tratado constitucional fue aprobado por un 17% de la población, en un referéndum tramposo, demagógico y con todos los aparatos de estado puestos al servicio de la causa. No consiguieron refrendarlo ni en Francia ni en Holanda. Después, esto:


Cambio de tratado.

Se pretendía que el tratado entrase en vigor el 11 de noviembre de 2006, después de que fuera ratificado por los estados miembros, pero ante la victoria del "no" en Francia y Países Bajos, la Presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea en el primer semestre de 2007 elaboró una propuesta que fue dada a conocer el 19 de junio de ese año bajo el nombre de Tratado de reforma.


En su presentación frente al Parlamento Europeo en calidad de Presidenta del Consejo Europeo, Angela Merkel pronunció un discurso que marcaba el fin del período de reflexión. Algunas de las frases más destacables que pronunció respecto a la reforma institucional fueron:


Los Veintisiete necesitan reglas razonables que estén a la altura del nuevo tamaño de la UE y le permitan hacer frente a los nuevos desafíos, reglas que nos capaciten para la acción, porque sabemos que con las reglas actuales la UE no puede ser ampliada ni está capacitada para tomar algunas decisiones necesarias.


La fase de reflexión ha quedado detrás. Ahora se trata de tomar decisiones de aquí a junio. Me comprometo a presentar un calendario, antes del final de la presidencia alemana, para que pueda proseguir el proceso constitucional.”


Entretanto, Hans-Gert Pöttering asumió como Presidente del Parlamento Europeo en enero de 2007, reemplazando a Josep Borrell gracias a que el Partido Socialista Europeo y el Partido Popular Europeo, pactaron tras las elecciones de 2004 que la primera mitad de la legistalura, el socialista Borrell sería el presidente, y que en la segunda mitad lo sería el popular Pöttering.

Por otra parte el Consejo Europeo celebró una cumbre informal el 25 de marzo de 2007 en Alemania para conmemorar el 50 aniversario de los Tratados de Roma. En esta cumbre se firmó la Declaración de Berlín que recoge los "valores y ambiciones" de la Unión.” (extraído de Wikipedia, del artículo “Tratado por el que se establece una Constitución para Europa”. El fragmento corresponde al capítulo 4. Cambio de tratado).

Queda demostrado el papel de Alemania en la integración europea y su animadversión al referéndum. Y también queda demostrado que el Tratado de Lisboa y los cambios en la toma de decisiones en el Consejo Europeo, que entrarían en vigor entre 2014 y 2017, son patochadas. El gobierno de Merkel no renuncia a nada. Sólo hace falta ser Presidente del Partido Socialista Europeo para decirlo: Poul Nyrup Rasmussen, presidente del Partido Socialista Europeo, condenó la medida que estimó representativa de la política de extrema derecha que propugna la actual administración alemana.” O jefe de los socialdemócratas en el Parlamento Europeo: “Schulz sostuvo que los gobiernos de Berlín y París "presionaron a los demás miembros con métodos realmente brutales" y esa política dividirá a la Unión y, a largo plazo, dañará también a Alemania.” Para España, y otros países, lo que está en juego es el derecho a voto y la reformulación política de la relación económica con el imperialismo alemán.

La segunda nota es que no se habla sólo de eventuales crisis, sino de quiebras. Es de suponer que las sanciones económicas, cuando vayan encartando, ayudarán a que uno sea lo otro: eso sí, la quiebra será controlada en el tiempo por decisiones del Consejo Europeo, en la forma en la que haya quedado. Si Alemania y Francia consiguen la suspensión de voto para aquellos estados sancionados reiteradamente, debate pospuesto hasta diciembre, nos encontraremos con estados no sólo quebrados económicamente, sino reducidos a marionetas en busca de compradores, con todos sus trabajadores a precio de saldo. La destrucción planificada y controlada de países sería un intento muy racional para salir de la crisis de sobreproducción sin llegar a una guerra mundial. Vaya, un ejercicio de ingeniería económica y política como la copa de un pino. Que si destruyo más de la cuenta lío una guerra, que si me quedo corto no reactivo la economía... Son estúpidos. No saben lo que están haciendo.

La tercera nota es que éste es un conflicto presentado como la división entre una Europa productiva y una Europa de los especuladores (http://www.eleconomista.es/economia/noticias/2572643/11/10/El-fondo-de-rescate-permanente-europeo-sera-un-escudo-contra-la-especulacion.html). Si las declaraciones de un ENARCA como Trichet, presidente del Banco Central Europeo, se pueden tomar por la posición del gobierno francés, el apoyo a Alemania está muy condicionado. Sarkozy es un neoliberal-fascista, Merkel una fascista-neoliberal. Les une el euro: a los capitalistas franceses le servirá para derrotar, después de varios siglos, a la libra esterlina y a la City; a los capitalistas alemanes, le servirá para mantener sus exportaciones a altos precios a los países con los que comparte moneda.

Respecto a los portaaviones franceses e británicos, eso es un juego de niños. Lo importante es que entre 2014 y 2015 está previsto que Francia y Gran Bretaña compartan “sus fuerzas de disuasión nuclear”. El gobierno británico, además, tiene previsto retirar sus tropas de Afganistán en 2015.

Ante todo esto, el gobierno español sólo balbucea: “Sanciones sí, pero pequeñitas”.