Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 20 Literatura, moda y erotismo (III y último)

Literatura, moda y erotismo (III y último)

1. Indudablemente la moda es una mercancía, y como nos dice Marx en el capítulo I de El Capital: “A primera vista, una mercancía parece ser una cosa trivial, de comprensión inmediata. Su análisis demuestra que es un objeto endemoniado, rico en sutilezas metafísicas y reminiscencias teológicas”.

La moda, pues, como cualquier otra mercancía, parece de comprensión inmediata pero no lo es en absoluto. Fijémonos en el principio y en el final de la frase. El principio, a primera vista, porque la moda es una cosa que se ve (a la vez que se dibuja, se lee o se escribe); el final de la frase, incluso con reminiscencias teológicas, porque a pesar de que parezca intempestiva, esa cualificación es muy real, dado que nos remite al fetichismo de la mercancía (y veremos en qué sentido). De modo que tenemos aquí ya tres puntos de partida para un análisis de la moda: la mercancía en sí misma, la mercancía “vista” y la mercancía como fetiche. Pero sin olvidarnos del centro nuclear de la frase: el análisis de la mercancía demuestra que es un objeto endemoniado, rico en sutilezas metafísicas... Un análisis endemoniado y rico en sutilezas ¿no es al menos algo sugestivo?