Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto doble 26-27 Una interpretación de la concepción económica del comunismo en Marx (II)

Una interpretación de la concepción económica del comunismo en Marx (II)

Si ahora pasamos a las otras secciones características de los Informes macroeconómicos actuales, podemos empezar por la descomposición de la demanda agregada capitalista:

Y = C + I + G + (X–M),

donde Y = demanda agregada (del mismo valor que la renta nacional), C = consumo privado, I = inversión privada, G = demanda pública1, X = exportaciones y M = importaciones. Supongamos que la estructura porcentual de esa demanda total es, como media, de C = 60%, I = 25%, G = 15% y (X–M) = 0%. Por lo que hasta ahora hemos dicho de la nueva distribución de la «renta» y la riqueza, es obvio que, aunque se mantuvieran esos mismos porcentajes en la sociedad C–I, las cosas pueden cambiar radicalmente. Pero analicemos los otros cambios previsibles.

Para empezar, el consumo privado estaría distribuido ahora de forma igualitaria, de manera que a cada trabajador y su familia le correspondería la misma participación en el total que a los demás, lo cual no significa que el destino de esa capacidad sea el mismo o más uniforme para todos ellos; al contrario, al estar ahora en una situación democrática e igualitaria, cada familia estará en condiciones de ejercer con una libertad mayor sus verdaderas preferencias, las que resultan del principio democrático de su distribución entre la población, no del plutocrático, de forma que cada una podrá proveerse de los bienes y servicios que más se conformen a sus gustos. Como no habrá familias con alto poder adquisitivo por comparación a la media, los bienes de lujo tenderán a desaparecer del panorama de la producción.

icon para leer más