Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto doble 26-27 Oaxaca 2006-2008, rebelión ejemplar

Oaxaca 2006-2008, rebelión ejemplar

«Entre consignas como ‘el puño de la mujer atenta contra el poder’, ‘no somos burguesas, ni somos copetonas, somos oaxaqueñas mujeres bien cabronas’ realizaron la marcha de las cacerolas, del monumento a la madre al zócalo capitalino…» Lo anterior ocurrió en la ciudad de Oaxaca el 2 de agosto de 2008, la manifestación se hizo para celebrar el regreso a la ciudad de una abogada feminista que participó en la fase más combativa de la lucha para derrocar al gobernador Ulises Ruiz Ortiz (URO): Aline Castellanos. La abogada debió huir para salvar su vida como muchos otros líderes de las luchas de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) que se inició en 2006.
 
El 9 de junio unos 2 000 maestros integrantes de la sección 22 del Sindicato nacional de Maestros (SNTE), un sindicato oficialista que agrupa casi un millón de profesores, principalmente de enseñanza básica, marcharon por problemas gremiales.
 
Alguna vez, en 2006, las marchas de protesta en Oaxaca sumaron cientos de miles de personas y eran convocadas por la APPO. Hoy algunas marchas no son convocadas por la APPO, que nunca fue una organización sino un movimiento, sino por organizaciones appistas. Ciertos grupos que integraron la APPO han sido cooptados por los gobiernos federal y estatal. Muchos otros luchan con valentía y sabiduría después de una represión feroz en 2006.
Para llegar hasta aquí los gobiernos federal y estatal debieron hacer lo que han venido haciendo por decenas de años, aplicar «las tres pes» para gobernar: «plata, prisión o plomo.»

El fallecido politólogo boliviano René Zabaleta Mercado solía decir que en un año había más muertes por motivos políticos en México que todas las habidas durante la dictadura brasileña. Oaxaca se destaca por muchas cosas bellas, su arte por ejemplo tiene tal fama que se anuncia especialmente como tal en el extranjero. Pero también se destaca por la brutalidad de sus represores en un país notoriamente represor. El movimiento conocido como la APPO iniciado en 2006 no ha concluido a pesar de que ha recibido profusamente las tres p. El gobierno de URO asesinó a decenas de personas y continúa haciéndolo. El movimiento popular oaxaqueño asesinó solamente al miedo, nos dice Luis Hernández.
 
Hagamos un recuento y un análisis aunque sea parcial de las ejemplares luchas iniciadas por la APPO en 2006.