Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 15 Izquierda, revolución, asalariados sin fronteras

Izquierda, revolución, asalariados sin fronteras

Muchas gracias. Quiero empezar agradeciendo a los estudiantes y los grupos que han promovido este encuentro, a la revista Laberinto y a la Universidad, por haberlo hecho posible. El enfoque que le voy a dar es un enfoque comunista, porque yo creo que es el enfoque de los compañeros que han intervenido antes que yo, como fue ayer el de Petras y Vasapollo, como hoy Chesnais o como mañana Juan Carlos Rodríguez.

Pero hay que reflexionar nuevamente, y siempre, sobre qué significa eso desde el punto de vista comunista. Yo creo que, aparte de un ideal para muchos, es algo que existe en la realidad actual. Una fuerza, una tendencia, algo que es una realidad y que hoy en día, después de lo que ha pasado en muchos países, por ejemplo, en el Este de Europa -donde algunos dirigentes de lo que era el Partido Comunista de aquellos países ahora están a la cabeza de los gobiernos procapitalistas y capitalistas-, tenemos más claridad, más claridad para ver ciertas cosas, como por ejemplo el comunismo como una realidad actual, presente, y como una cosa que sigue naciendo y que seguirá naciendo siempre que haya capitalismo. ¡Porque nace del capitalismo! Y es curioso que los medios de comunicación digan que el comunismo se ha hundido, o cosas así, porque no se dan cuenta de la realidad, evidentemente. Porque el comunismo ya no es sólo el de la gente que hemos intervenido, que tenemos más años, sino el de los jóvenes que tenían 3 ó 5 años cuando la caída del muro de Berlín y siguen siendo otra vez comunistas porque, repito, nunca dejará de haber comunistas en el capitalismo porque éste es el alimento que los hace crecer.

Por tanto, no es un ideal sino una fuerza, un motor, y hay que reconocerlo como tal para saber interpretar dinámicamente la sociedad. Por ejemplo, los medios de comunicación usan un argumento cronológico. Y no sólo los medios de comunicación: los medios de reproducción ideológica en general, las universidades liberales... Yo imparto clases en una facultad como ésta, de Ciencias Políticas y Sociología, en la Complutense, y continuamente les estoy diciendo en clase a mis alumnos que lo que les enseñan los demás compañeros en un 99% es ideología liberal, o sea, la ideología de la clase dominante, la burguesía, y precisamente porque es la clase dominante, pues los dominados en gran medida reproducen la ideología de los dominantes.

No hay que criticar sólo a los neoliberales, o ultraliberales, que son una caricatura del liberalismo. Hay que criticar al liberalismo en su forma más pura, más racional, más defendible. Y tenemos buenos maestros para esto, y el mejor maestro es Marx, que fue el gran teórico, pensador, del antiliberalismo.