Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 15 Nuestros clásicos hoy:Fragmentos de Bertolt Brecht

Nuestros clásicos hoy:Fragmentos de Bertolt Brecht

Los textos que se ofrecen están sacados de las obras Historias del señor Keuner, Me—Ti Libro de los Cambios y Diálogos de refugiados.1

 

Sobre los trabajadores intelectuales

Los trabajadores intelectuales cuidan de que su cabeza los mantenga. Y en nuestra época su cabeza los mantiene mejor cuando se pone a maquinar cosas perjudiciales para la mayoría. Por eso Me—ti decía de ellos: «Su laboriosidad me preocupa» por conocer la verdad, sino por saber cómo pueden conseguir ventajas mediante la falsedad. No aspiran a su propio beneplácito, sino al de su vientre.»

Definición del pensamiento

Me—ti decía: «El pensamiento es algo que sigue a las dificultades y precede a la acción»

Lo viejo nuevo

Un discípulo dijo a Me—ti: «Lo que enseñas no es nuevo. Lo mismo han enseñado Ka—meh y Mi—en—leh y muchísimos otros.» Me—ti respondió: «Lo enseño porque es viejo, es decir, porque podrían olvidarlo y considerarlo válido sólo para tiempos pasados. ¿No hay acaso muchísima gente para la que es totalmente nuevo?» Sólo veo manuales que contienen información sobre la filosofía y la moral de los círculos más selectos. ¿Por qué no hacen manuales sobre las comilonas y demás comodidades desconocidas de las clases bajas? ¡Como si éstas sólo ignorasen quién fue Kant! Es triste que mucha gente no haya visto las pirámides, pero más angustioso me parece que aún no haya visto un filete en salsa de champiñones. Una simple descripción de los distintos tipos de queso, clara y expresiva, o bien la evocación artística de una auténtica tortilla, tendrían sin duda un efecto formativo. Una buena sopa de buey se compadece perfectamente con el humanismo.

Mientras las opiniones de los hombres importantes son, bajo cualquier concepto, pregonadas, alentadas y muy bien pagadas, las de los no importantes son reprimidas y menospreciadas. En consecuencia, los no importantes deberán defender solamente las opiniones de los importantes y no las suyas propias, si quieren escribir y ser publicados lo cual me parece una solución insostenible.