Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 8 La renta básica contra la renta básica (El impuesto negativo y otras prestaciones sociales)

La renta básica contra la renta básica (El impuesto negativo y otras prestaciones sociales)

En julio del 2000, el PSOE celebraba varios congresos con la intención de nombrar un secretario general y un candidato capaz de ganar las próximas elecciones legislativas. Responsabilidades que recaerían sobre José Luis Rodríguez Zapatero, quien, por tanto, tendría que nombrar la nueva dirección del partido y elaborar con ella el contenido del programa electoral para los próximos comicios legislativos. En las líneas que hasta la fecha parece que se perfilan para este último, vale la pena destacar el programa fiscal con sus propuestas de modificación sustancial de la imposición directa, muy relacionadas entre sí y que han atraído la atención de buena parte de la opinión pública: esencialmente consisten en equiparar la tributación de las rentas de capital con las del trabajo mediante la aplicación de un tipo único de gravamen para ambos tipos de rentas y para todos los niveles de la misma, y complementarlas con la implantación de una Renta Básica de Ciudadanía (RBC) para la población que percibe las rentas más bajas. Propuestas que han desencadenado las iras de unos, las simpatías de otros y, en mi caso, la necesidad de aportar una serie de explicaciones que permitan comprender la diferencia que existe entre la Renta Básica (RB) que hace años vengo exponiendo y defendiendo (ver recuadro Tiempo de precisiones), la mencionada RBC que propone el equipo socialista de Zapatero, y que posiblemente aparezca formulada como una variante del Impuesto Negativo (IN), y otra prestación social no menos importante y de actualidad, como es la Renta Mínima de Inserción (RMI) que varios Gobiernos autonómicos han implantado durante la última década en sus respectivos territorios.

Es decir, se trata de explicar y comparar cuáles son las similitudes y las diferencias que existen entre estas tres grandes propuestas sociales, especialmente porque la RB, en su lectura y modelo fuerte, está pensada como un instrumento anticapitalista, mientras que el IN y la RMI están diseñadas como políticas asistenciales, dedicadas a paliar situaciones de extrema precariedad y pobreza. Constituyen lo que he clasificado como modelos débiles, parciales, pensados más con la intención de legitimar el sistema, que de resolver desigualdades sociales.