Revista Laberinto

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Números publicados laberinto 8 La importancia de la educación en la determinación de la hegemonía. Las teorías de la reproducción.

La importancia de la educación en la determinación de la hegemonía. Las teorías de la reproducción.

En el proceso de construcción de la hegemonía ideológica, cultural e intelectual deviene factor clave lo educativo, en su sentido amplio y no restringido al ámbito escolar. La educación se convierte en campo de actuación fundamental de la superestructura dominante para el mantenimiento del sistema establecido. A través de ella se pretende asegurar la reproducción social, cultural e ideológica. Por eso mismo, es también un escenario donde se desarrollan conflictos y se experimentan posibilidades de transformación social.

Como decimos, la educación forma parte importante de la superestructura. Asimismo, esta se relaciona estrechamente con la infraestructura o base.  De ahí que sea determinante el análisis de las vinculaciones entre educación y modos de producción, entre educación, relaciones sociales y relaciones productivas. En este sentido, los estudios de Althusser sobre los Aparatos Ideológicos de Estado; las investigaciones de Baudelot y Establet acerca de las dos redes de escolarización en Francia; los trabajos de Bowles y Gintis constitutivos de la teoría de la correspondencia entre educación y trabajo; o el análisis de Bourdieu y Passeron sobre la reproducción cultural son aportaciones que, junto a otras, constituyen lo que se ha venido en denominar teorías de la reproducción.  Estas arrojan claves importantes para comprender las relaciones entre la infraestructura y la superestructura y el papel que la educación tiene en ellas; aun cuando sean planteamientos que han sido sometidos a crítica en los últimos años, fundamentalmente por su sesgo mecanicista.

En el presente trabajo intentamos una exposición de los planteamientos más clásicos de los teóricos de la reproducción a los que aludimos. Reservamos para  una entrega posterior la revisión de lo que podemos entender como prácticas de resistencia, de contrahegemonía o de producción cultural que surgen en los ámbitos laborales, sociales, culturales y educativos. Las mismas  evidencian que afirmar la existencia de estas prácticas supone reconocer y teorizar la posibilidad de la dimensión transformadora de la educación, de reconocer que ésta tiene un alto potencial para la configuración de una sociedad que sea el resultado de un proceso de emancipación personal y colectivo.  Esta dimensión de resistencia y transformación de la educación, que consideramos fundamental, como decimos,  será abordada en un próximo número de la revista Laberinto.

icon para leer más